El Mediador Concursal: Que es y en que te puede ayudar

Ante la generosa promulgación de la Ley de Segunda Oportunidad, se presenta en la vida jurídica la novedosa figura del Mediador Concursal, quien es un experto en Leyes, que al brindar sus servicios comienza ofreciendo al Deudor de Buena Fe, la asesoría indispensable para ver consolidada su intención de cumplir a cabalidad con los compromisos y respectivas erogaciones a las cuales se ha obligado para con su Acreedor.

El Mediador Concursal, ante su rol fundamental en los procedimientos establecidos en la Ley Especial, se debe desde el inicio a establecer de la manera correcta, todos los aspectos básicos y necesarios que le permitan ventilar las posibilidades de manera extrajudicial o ante los Jueces Mercantiles, ya que si bien es cierto, el mayor éxito posible es alcanzando en la primera fase, no es menos cierto que debido a la complejidad que pudiere presentarse, deben ventilarse los casos ante el Tribunal Competente, pasando de ser un Mediador Concursal a constituirse en la figura legal denominada Administrador Concursal, que como su nombre lo indica, pasará a sortear la suerte de los bienes, derechos y acciones del Deudor.

Entendido en abstracto el concepto y el rol del Mediador Concursal, es menester analizar, a los fines de instruir al lector interesado en las funciones que le son propias, y así poder estar informado y consiente en que la labor del Mediador Concursal que hemos contratado, es la más profesional y conveniente para con las necesidades a satisfacer.

¿Cuáles son las Principales Funciones del Mediador Concursal?

 

  • Requerir y analizar toda la documentación; esto no es más que una vez asesorado el Deudor, debe solicitar a este, todo documento capaz de demostrar la existencia de la Deuda, que le permita identificar las partes y la extensión de la misma, para así conjugar a la perfección el respectivo formulario y posibles propuestas.

 

  • Convocar a la Reunión de Acreedores; el Mediador Concursal, en esta fase extrajudicial, debe instar a los Acreedores y a su asistido, a reunirse con el fin de lograr establecer los términos de la situación propiamente dicha, ante la cual, previamente ha de haberles hecho llegar la respectiva propuesta para alcanzar el cumplimiento por parte del Deudor, con inclusión del respectivo plan de pago y viabilidad del mismo.

 

  • En esta instancia, dentro de los lapsos y términos legalmente establecidos, con la experta pericia del Mediador Concursal, pudiere no darse tal reunión, si el Acreedor manifiesta expresamente aceptar la propuesta o por el contrario su rechazo, lo cual, en el primero de los caso, vendría a catalogar los principales éxitos del Mediador Concursal, sin desmejorar aquellos que por capricho o diferencia con el Acreedor, pudieren ser rechazados.

 

  • Elevar la propuesta Expresamente Aceptada por el Acreedor a la Escritura Pública; si la propuesta presentada por el Mediador Concursal, debidamente estructura y con los soportes documentales necesarios, fuere aceptada por su Acreedor, debe acudir al Registro Mercantil a los fines de inscribir copia de dicho acuerdo a los fines de dar por concluido el expediente.

 

  • En el caso contrario al Ítem anterior, cuando el Acreedor, bien sea ante la sola propuesta hecha por el Mediador Concursal, o de la misma reunión extrajudicial, fuere imposible dar por concluida la causa, debe proceder ante el Juzgado Mercantil a los fines de abrirse la esclusa procedimental denominada el Concurso Consecutivo, cuyo procedimiento es abreviado y en fase de liquidación, pasando de ser Mediador Concursal a Administrador Concursal.

 

En conclusión el Mediador Concursal, es el instructor y garante en esta fase de autocomposición procesal, de gestionar y labrar el camino menos engorroso, a los fines de que las partes intervinientes, logren feliz término, sin mayores dilaciones y menos aún llegar a entablarse procesos judiciales, que pudieren generar detrimentos y perjuicios innecesarios, tanto para las partes como para el Estado como garante y administrador de Justicia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *